De libros y de niños, por Graciela Cabal

«De libros y de niños»

La emoción más antigua; Lecturas, escrituras, el encuentro con los libros. Buenos Aires, Sudamericana, 2001.

Yo ya sé que las invitaciones para partícipar en el festín del milenio están estrictamente controladas.

Sé que para la gente de nuestra América quedaron pocas, poquísimas invitaciones.

No somos presentables, parece,

No sabemos comportarnos en sociedad.

Los colores de nuestros vestidos resultan muy estridentes.

Nos reímos con la boca abierta, echando la cabeza hacia atrás. Lloramos a los gritos.

Y cuando tenemos hambre casi siempre tenemos hambre , nos olvidamos de usar los cubiertos.

Además, todo el tiempo andamos con los hijos a cuestas (demasiados hijos). Y los niños, ya se sabe, no tienen cabida en las fiestas de los grandes. Por lo menos los nuestros.

Por eso no nos invitan, parece.

Nos dicen que tengamos paciencia. Que si somos amables y complacientes y ponemos la otra mejilla, cuando termine el festín, algo nos darán (los ricos siempre dejan comida en el plato, es de buena educación).

Que empecemos a hacer la fila, nos dicen, para que nos entreguen un número. A ver si todavía nos quedamos sin nada…

Así son las cosas.

Pero yo tenía que hablar de libros para niños, que es de lo que más sé.

Libros para el nuevo milenio.

Bellos libros de tapa dura, dibujos coloridos y cuentos para reír y llorar y bajar al fondo de] mar y subir a las estrellas.

Pero sucede que los niños de nuestra América no están invitados al festín.

Sucede que ellos están en otras partes, haciendo cosas de grandes.

Y si no están nuestros niños ¿qué hacemos con los libros para niños?

Entonces no sé si hoy quiero hablar de libros. Creo que no quiero.

Posted in Audiotextos, Graciela Cabal, Páginas Sueltas and tagged as ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *